Dylan Thomas
diciembre 29, 2013 Por bebedor 1

Los 10 grandes momentos en la historia de las resacas

– Tiempos bíblicos. Una vez varado su Arca, Noé  lo celebra de manera salvaje y se despierta con una resaca de proporciones bíblicas (lo siento, no he podido evitarlo). De tal manera, que condena a los descendientes de Canaán a la esclavitud.

500 A.C.: Sabios ancianos griegos graban en sus copas dedicatorias al espíritu Pusikrepalos, deidad cuya principal labor es curar las resacas.

1845. El italiano Bernardino Branca lanza Fernet Branca, un misterioso licor/tónico de 80 grados capaz de liberar al mundo de las garras crueles de la resaca.

1901— Se lanza en escocia la bebida tónica Irn-bru, otra vez para liberar al mundo de las crueles garras de la resaca.

1926—Fernand Petiot inventa el  Bloody Mary en Harry’s New York, un famoso bar de París, otra vez para liberar al mundo de las crueles garras de la resaca.

1935—Babe Ruth logra su home run  714 estando de Resaca,  al igual que su anterior home run 713, que también lo logró de resaca.

1936—El diseñador de interiores Edward Spangerberger revela que pasar la Resaca en una habitación decorada en tonos suaves (marfil, crema, azul bebé) reduce en gran medida sus efectos, y que no es recomendable acercarse a  una habitación con tonos chillones.

1953—El poeta Dylan Thomas padece una Resaca que le llevará a la muerte.  Sus últimas palabras son “he bebido 18 vasos de whisky, creo que es todo un record”.

Dylan Thomas

2000—Se pone a la venta el RU-21, una cura supuestamente milagrosa contra la resaca desarrollada por la KGB, una vez más para a liberar al mundo de las crueles garras de la resaca, etc.

2009—Se estrena la conmovedora película Resacón en Las Vegas (The Hangover), concienciando al mundo  sobre ésta trágica enfermedad que afecta a millones de personas.

2013 – Científicos chinos descubren que el Sprite acelera la asimilación del alcohol y mitiga los efectos de un consumo excesivo de alcohol, en una investigación orientada una vez más a liberar al mundo de las crueles garras de la resaca.